الـعـربية Español Français English Deutsch Русский Português Italiano
martes, 25 de enero de 2022
Discursos Reales

Marruecos invita a la comunidad internacional a una fuerte implicación, con el fin de acabar con el drama vivido por nuestros hijos en Tinduf, dentro del territorio argelino

SM el Rey Mohammed VI dirigió, la tarde de hoy martes, un discurso a la Nación con motivo de la gloriosa Marcha Verde.





He aquí su traducción íntegra:
“Loor a Dios, la oración y el saludo sean sobre nuestro señor Enviado de Dios, su familia y compañeros.

Querido pueblo,

Con total orgullo, conmemoramos en el día de hoy el 37º aniversario de la gloriosa Marcha Verde. Este evento, no sólo constituye una hazaña nacional que materializó la conducta civilizada adoptada por Marruecos en la recuperación de su Sahara, sino también porque representa un logro histórico, por excelencia, que continuamente nos inspira valores de patriotismo y cohesión entre Trono y pueblo, amén del sólido consenso logrado en torno a los valores inmutables y sagrados de la Nación.
Fieles al eterno Juramento de la Marcha, con total confianza y tesón, proseguimos el renovado camino emprendido hacia el afianzamiento de nuestro modelo nacional, consentido por todos los marroquíes.


    Gracias a Dios, nuestro país ha conseguido importantes logros merced a las básicas y profundas reformas políticas e institucionales, que Hemos emprendido con voluntad sincera y conciencia responsable, a las que hay que añadir las distintas obras estructurantes de desarrollo y las ambiciosas iniciativas que buscan reforzar la cohesión social y garantizar la vida libre y digna a nuestros ciudadanos, en el seno de una profunda sinergia con las legítimas ambiciones que animan a nuestro fiel pueblo.


    He aquí la correcta orientación que se ha ganado el consenso del pueblo marroquí, con su amplia participación en el proceso de reforma que lideramos, afirmando su enorme confianza en las instituciones nacionales y orientaciones estratégicas. Esto mismo es lo que vienen a reflejar las distintas reformas profundas y las grandes realizaciones conseguidas por nuestro país, como puede ser la consagración de la alternancia democrática entre mayoría y oposición, que desde 1997 se verifica en Marruecos, en el marco de un ejercicio político normal y a través de una dinámica permanente y una clara orientación hacia el futuro, tanto para los ciudadanos como para los socios de nuestro país, ya sean Estados o agrupamientos.


    En este sentido, queremos exhortar a todos los actores y responsables en las distintas instituciones, para que estén a la altura de la misión que les ha sido confiada. Así pues, además de los poderes ejecutivo y judicial, invitamos a todos los órganos electos, en sus distintos niveles, a guardar constante respeto al nuevo concepto de autoridad, en todas sus dimensiones. De ahí, que el diputado electo ha de estar al servicio del ciudadano, además de mostrarse digno de la confianza en él depositada, lejos de cualquier estrecha consideración personal o sectorial.


Querido pueblo,
    La pertinente iniciativa de dotar al Sahara marroquí de gobierno autonómico, en el marco de la soberanía y unidad nacional y territorial del Reino, ha constituido un importante viraje en el proceso de arreglo definitivo de este artificial diferendo regional, en consideración de que se halla en armonía con la legalidad internacional y porque confiere a todos los habitantes de la zona una amplia gestión de sus asuntos locales, dentro del respeto de sus especificidades culturales.


No obstante, la dinámica lanzada por esta valiente iniciativa, a través de un nuevo proceso de negociaciones, no ha conseguido, hasta el momento, alcanzar la deseada solución política consensuada y definitiva, a causa de la ausencia de una voluntad sincera en las demás partes, acampadas en una actitud de obstaculización y maquinación.


A pesar de estos desesperados intentos, Marruecos quiere reiterar su fuerte empeño de impulsar este proceso, sobre las premisas y objetivos de las negociaciones, tal y como han sido fijados por el Consejo de Seguridad, y como bien Nos ha asegurado Su Excelencia Don Ban Ki-Moon, Secretario General de Naciones Unidas.
En este sentido, Marruecos insiste sobre el necesario respeto de los criterios que buscan el arreglo, ataviándose de manera particular de realismo y espíritu de positivo consenso, que es justamente lo que caracteriza a la Iniciativa marroquí de autonomía, que ha conseguido un creciente apoyo ante la comunidad internacional.


En el mismo contexto, queremos recordar la clara postura expresada últimamente por el Señor Secretario General de la ONU, al insistir sobre el hecho de que el papel de las Naciones Unidas, paralelamente a la continuación del proceso de negociaciones, radica en estimular el desarrollo de las relaciones marroquí argelinas, un tema al que Marruecos está llamando constantemente a fin de normalizar tales relaciones, incluyendo la apertura de las fronteras, para responder de este modo al deseo expresado por numerosos países y organizaciones internacionales.


Amén de lo referido, Marruecos invita a la comunidad internacional a una fuerte implicación, con el fin de acabar con el drama vivido por nuestros hijos en Tinduf, dentro del territorio argelino, donde impera la opresión, la represión, la desesperación y las privaciones, bajo sus formas más infames y en flagrante violación de los más elementales derechos humanos.


En este sentido, queremos renovar nuestra llamada al ACNUR, en el marco de sus responsabilidades en el ámbito de la protección, y en consideración de las responsabilidades internacionales de Argelia, país de acogida, para llevar a cabo el registro y censo de los habitantes de los campamentos, en aplicación de las resoluciones del Consejo de seguridad de 2011 y 1012.


Querido pueblo,
    El nuevo orden magrebí, al que hemos llamado el año pasado, se ha convertido en una imperiosa necesidad, más que en cualquier otro momento pasado, y que debemos plasmar en una verdadera realidad palpable, para poder edificar el hogar magrebí común.


    Esto obliga a los cinco países magrebíes a asumir el compromiso de ruptura con la lógica del inmovilismo que hipoteca el futuro de la Unión magrebí, incluso le convierte en el proyecto integrador regional menos avanzado del continente africano.


    Esto impone obrar sinceramente y con buenas intenciones, a fin de establecer unos mecanismos de solidaridad, complementariedad e integración, capaces de responder a las ambiciones de nuestros pueblos hermanos, liberando sus energías y permitiendo aprovechar sus potencialidades comunes, en el marco de una libertad de circulación de las personas, productos, servicios y capitales, realizando el desarrollo, creando riquezas y garantizando la seguridad colectiva.


    Marruecos continuará consolidando sus relaciones con los países africanos hermanos, tanto en el ámbito bilateral como regional, a pesar de la persistencia de determinadas partes en aferrarse a posturas superadas, basadas en tesis estériles e inaplicables, ignorando y contradiciendo el desarrollo objetivo que conoce el expediente del Sahara marroquí.


    En cambio, nuestro país, desde su fuerte convencimiento en cuanto a la justicia de su causa y la corrección de sus orientaciones, y desde su plena conciencia de su deber hacia los habitantes de su Sáhara, no va a permitir, cualesquiera que fueran las circunstancias y condiciones, que el destino de su Sahara se supedite a los cálculos de otras partes y de sus desesperadas maniobras. Por ello, vamos a continuar nuestras marchas de desarrollo y modernización en nuestro Sahara, con mayor empeño y esfuerzo perseverante.


    En este marco, queremos reiterar nuestro compromiso de poner en práctica la regionalización avanzada, dando prioridad a nuestras provincias del Sur. Este mecanismo permite la participación de los habitantes en la gestión de sus asuntos locales y contribuir en el desarrollo humano integral y sostenible, así como ofrece un clima de movilización sobre la base de una prometedora dinámica social, generadora de nuevas élites, sobre todo entre las mujeres y los jóvenes, en el marco de una alternancia democrática que abre el camino del acceso al gobierno.


    En el mismo contexto, queremos poner de relieve la importancia de las múltiples obras de desarrollo lanzadas en los distintos dominios, en beneficio de los habitantes de la zona. De igual modo queremos subrayar la necesidad de reforzarlas, aportándoles una nueva dinámica, de cara a los ambiciosos horizontes que abren los proyectos estructurantes que se hallan en vías de realización o de programación y evaluación.


    En este sentido, invitamos a cristalizar un modelo de desarrollo regional integrado y puntual, aplicable a una escala amplia y que tenga por objetivo realizar la interacción y la complementariedad entre los programas sectoriales, afrontando los distintos retos que conoce la zona y estableciendo un régimen económico regional que incite al desarrollo y genere riquezas creadoras de empleo, particularmente para la juventud.


    Con el fin de instaurar las condiciones para el éxito de este ambicioso proyecto, en consideración de las competencias, especialidades y composición plural que comporta el Consejo económico, social y medioambiental, tal órgano se considera habilitado para ocuparse de su preparación, en el marco de un enfoque asociativo que permita la participación de los habitantes concernidos y la contribución de todos los actores nacionales.


Querido pueblo,
    Al proseguir con nuestra incesante labor de realizar mayor progreso y desarrollo socioeconómico y cultural en nuestras provincias del Sur, no hacemos sino reafirmar nuestra fidelidad al Juramento de la Marcha Verde, por el que nos aferramos a la unidad territorial del Reino, a su soberanía total y valores constantes y sagrados, avanzando en la contribución a la edificación del Marruecos de la unidad, del progreso y de la prosperidad.


He aquí la mejor expresión de fidelidad a la memoria del Artífice de la Marcha Verde, Nuestro Venerado Padre, Su Majestad el Rey Hassan II, Dios le tenga en Su Gloria, y a las almas de los mártires de la integridad territorial.


    Queremos aprovechar esta eterna efemérides, para resaltar la labor de Nuestras Fuerzas Armadas Reales, Gendarmería Real, Fuerzas Auxiliares, Seguridad Nacional, Administración Territorial y Protección Civil, particularmente de aquellos elementos acantonados en nuestras provincias del Sáhara, permanentemente movilizados para guardar la seguridad y estabilidad de la Nación, en el seno de la entrega a su defensa.


El saludo, la bendición de Dios altísimo y sus gracias, sean con vosotros”.

 

 El Sitio no es responsable del funcionamiento y del contenido de los enlaces electrónicos externos !
  Copyright © CORCAS 2022