الـعـربية Español Français English Deutsch Русский Português Italiano
miércoles, 17 de abril de 2024
Las Sesiones


El Presidente del Consejo Real Consultivo para Asuntos del Sahara (CORCAS), Sr. Khalihenna,Ould Errachid, Pronunció una alocución en la inauguración de la sesión ordinaria del Consejo  celebrada  en Smara .

Leer el texto completo de la alocución



 

En nombre de Dios el Clemente y Misericordioso

Bajo las órdenes de su Majestad el Rey Mohamed VI, celebramos hoy la segunda sesión ordinaria del año 2007

en la ciudad de Smara, la ciudad de la resistencia, la sabiduría y la lucha que, a lo largo de la historia

de Marruecos, ha contribuido grandemente en el esfuerzo de conservacion de su identidad y preservacion de su soberanía territorial. Esta es la segunda sesión que se celebra en la región, tras la sesión extraordinaria que su Majestad el Rey ordenó que se celebrara para examinar los resultados de la primera ronda de negociaciones en Manhasset, y ue tuvo lugar el día 29 de junio de 2007 en la ciudad de Laayun En cuanto a la sesión de hoy será dedicada al estudio de dos temas principales, a saber:

- El proyecto de autonomía: solución definitiva para lograr la reconciliación y el retorno digno.
   - El transporte aéreo y la red de carreteras en las provincias del Sur.

Tal como saben, señoras y señores, el proceso de autonomía y la búsqueda de una solución definitiva del conflicto del Sahara comenzó tras la memorable visita de su Majestad el Rey Mohamed VI a la ciudad de Laayun y especialmente después del histórico discurso del 25 de marzo de 2006 que, en cuyo virtud, su Majestad el Rey, que Dios le proteja, fundó el Consejo Real Consultivo para los Asuntos del Sahara (CORCAS).
 
Primero, el Consejo se dedicó a la elaboración del borrador del proyecto de autonomía, durante los meses
restantes del año 2006, y al mismo tiempo ha realizado una intensa actividad diplomática y mediática. Luego, cuando Su Majestad el Rey Mohamed VI aprobó la versión final del proyecto de autonomía en las provincias del Sur, hemos participado en la gran campaña, a nivel nacional e internacional, para promoverlo en los cuatro rincones del planeta.En efecto, la mayoría de los países del mundo lo recibieron con beneplácito y lo consideraron como un proyecto esencial para solucionar este conflicto.

Tras el eco positivo reflejado por la mayoria de los paises del mundo, Marruecos presentó su proyecto al Secretario General de las Naciones Unidas, el 11 de abril de 2007, y el Consejo de Seguridad adoptó su resolución histórica n°1754, en la cual alabó la seriedad y la importancia de la iniciativa marroquí. Esta resolución dio lugar a un nuevo enfoque para el arreglo de este conflicto del Sahara, un enfoque que prevé el abandono de todos los anteriores enfoques ilógicos y planes estériles. Y consideró que unas negociaciones iniciadas con buena fe, son la única solución para alcanzar un arreglo a este conflicto que ha durado demasiado.

A este propósito, afirmamos que la resolución 1754 es, para nosotros, un nuevo punto de partida capaz de
forjar un arreglo al conflicto, a condición de que las demás partes tengan buena fe.    

En base de lo anteriormente declarado, se celebró en efecto la primera ronda de negociaciones en la ciudad
estadounidense Manhasset los días 18 y 19 de junio de 2007. La segunda ronda tuvo lugar en la misma cuidad los días 10 y 11 de agosto del mismo año. Lo que deja ver que las partes han empezado una nueva etapa para arreglar esta cuestión de una manera civilizada que satisfaga a todas las partes.Ya habíamos debatido largamente en la ciudad de Laayun el ambiente en que se celebraron dichas negociaciones y los provechos que Marruecos sacó de ellas.

Como es bien sabido, estas negociaciones perturbaron el Frente POLISARIO y sus aliados, puesto que
representan un abandono total a los antiguos procesos y el inicio de un nuevo proceso en base de la resolución 1754 que más que solicita, insiste en organizar negociaciones directas que forjen una solución

política definitiva y acordada por todas las partes.
El Consejo de Seguridad, confirmó en su última resolución número 1783, el proseguimiento del nuevo enfoque
establecido para resolver el conflico del Sahara y reconoció, otra vez más, la seriedad y la credibilidad de la iniciativa marroquí. Y agregó que las negociaciones se realizarán teniendo presente los avances logrados en 2006, lo que concretiza la importancia de dicha iniciativa acerca del proyecto de autonomía,

que sin lugar a dudas, es el único avance logrado hasta ahora en este expediente. 
A fin de lograr los objetivos estipulados en la resolución 1783, tal como lo espera la comunidad
internacional, es necesario, como ya hemos mencionado, garantizar que todas las partes de esta cuestión posean buenas intenciones.

En este marco, nuestro país ha manifestado sus buenas intenciones, fundando el Consejo Real Consultivo para los Asuntos del Sahara que privilegia la participación directa de los ciudadanos de la región en trazar el futuro de su tierra y que elaboró el proyecto de autonomía como una manera civilizada para arreglar este problema en base del principio de “ni vencedor ni vencido”. Al mismo tiempo, el hecho de aceptar las negociaciones directas con el Frente de POLISARIO representa una sincera y valiente expresión de buena fe de Marruecos a fin de poner punto y final a este largo conflicto mediante el diálogo, las negociaciones y la reconciliación. 
 

    Sin embargo, los objetivos de la otra parte, compuesta al mismo tiempo por, varias partes, todavía siguen siendo obscuros. A pesar de que El POLISARIO aceptó concretamente las nuevas resoluciones del Consejo de Seguridad y el proceso de negociaciones directas, pero sigue aferrándose al pasado, a pesar de nada se ha llevado a cabo en este pasado para el arreglo final del conflicto. Puesto que se ha demostrado que era imposible organizar un referéndum basado en la determinación de identidad por causas objetivas que nadie desconoce. Y la principal causa es la instalación de los sahrauíes en varios países como consecuencia de la división colonial.

Por tanto, no es posible organizar un referéndum en base de la determinación de identidad que sea justo,
transparente, libre y democrático sin un cambio en las fronteras geográficas y humanas de todos estos países. Evidentemente, esta postura es ilógica, llena de ilusiones y que no respeta el Derecho

Internacional que garantiza la soberanía y la integridad territorial de cada estado.
Otra prueba de la inexistencia de buenas intenciones de las verdaderas partes del conflicto es el hecho de
seguir defendiendo esta postura, aun sabiendo, con certeza, que es una postura imposible y que amenaza, incluso, su propia existencia. Cabe, entonces, evitar una disensión, cuyo provocador sería su primer víctima. Asimismo, Hay que evitar la disensión separatista porque si comienza tendría secuelas desastrosas. Todo ello nos hace pensar, por otra parte, que abogar por un referéndum irrealizable es el índice de una voluntad malévola cuyo fin es alargar el conflicto por otros motivos no declarados.

Cabe señalar que el frente de POLISARIO nunca ha sido un frente democrático, ya que se fundó sobre
principios totalitarios, dictatoriales y su primer objetivo es la dominación total de los ciudadanos y el control de sus actividades.

Hasta el momento, este frente todavía no ha sufrido ningún cambio similar al que han sufrido otras
organizaciones afines a nivel mundial. Un cambio capaz de introducir la apertura, la diversidad, la transparencia y la democracia en la gestión de sus organismos, y prepararlo para aceptar soluciones convenidas y reconciliaciones nacionales.

Este pecado marcó el Frente de POLISARIO desde su creación, desde su planificación intencionada para crear
los campamentos de Tindúf en las tierras de
El-H’mada, para que caigan los hijos de nuestra región en la trampa que les hizo desde 1975, en base de
equivocaciones y falsas alegaciones acerca la historia del Sahara, su relación con el Reino de Marruecos y todo lo vinculado a este conflicto.

Todo el mundo sabe que nunca existió, a lo largo de la historia, una entidad separada de Marruecos en la
región, que los sahrauís constituyen un componente esencial de la nación marroquí y que nunca obedecieron a otro poder mas que al de los sultanes marroquíes a través de la “BAIAA” (Juramentos de fidelidad al Rey) sagrada.
 
Sin remontar a la historia antigua, nadie niega que a partir del año de la independencia 1956, la
comisión sahrauí fue una de las primeras en jurar fidelidad al difunto Rey Mohamed V (que Dios tenga piedad de su alma). 

 Tras esta iniciativa que llevaron a cabo grandes personalidades sahrauíes (que son los antepasados de la mayoría de los actuales dirigentes del POLISARIO), el Ejército de la Liberación empezó a recuperar las regiones del Sahara para su patria madre, y todos los sahrauíes, hombre y mujeres, participaron en esta

hazaña. Los hijos de la región mostraron mucha valentía y sacrificio durante su liderazgo a las unidades del Ejército de Liberación luchando por Dios, la Patria y el Rey o cuando tomaron parte de batallas como la de Dchira, lde Rghiua (cerca de Tifariti), y la de Al-Argoub…

Y si no fuera por la conspiración de las fuerzas imperialistas en lo que se denomina la Operación
“Ecofion”, el Ejército de Liberación habría podido liberar esta región a finales de los años cincuenta.
Desde el fin de las operaciones del Ejército de Liberación y hasta la recuperación del Sahara en 1975,
Maruecos no ha cesado de reclamar la soberanía sobre esta zona ante todos los organismos internacionales, especialmente ante la Liga Árabe, la Organización de la Unión Africana, la Organización de los Países no Alineados, la Organización de los Países Islámicos, sin olvidar la Organización de las Naciones Unidas. Por supuesto, los naturales del Sahara participaron en esta etapa de lucha para su independencia.

En esta época, sólo Marruecos reclamaba la soberanía sobre este territorio, puesto que el conflicto con España no fue sólo a causa de Saguía el Hamra y Río de Oro sino también para recuperar Tarfaya y Sidi Ifni, liberadas consecutivamente en 1958 y en 1968, tras una serie de negociaciones entre Marruecos y España y sin ningún referéndum. Así, no es extraño que Marruecos hubiera recuperado el Sahara marroquí en1975 mediante el mismo método. Sólo quedan hoy día los enclaves del Norte del Reino, que los marroquíes han afirmado últimamente que son ciudades marroquíes y que no aceptan de cualquier modo perjudicar a sus sentimientos nacionales en espera de un futuro arreglo pacífico mediante las negociaciones.

Cuando sonaron las campanas de la liberación, los naturales de la región desempeñaron un papel esencial para garantizar la unidad, tomando parte de la Marcha Verde, organizada por el difunto Hassan II que Dios tenga piedad de su alma, y renovando el juramento sagrado que sus padres habían rendido a su padre el difunto Mohamed V.

Por eso, Nadie puede falsificar la historia, ni mentir al pasado, ni inventar una nueva conducta diferente
de la que nuestros padres y abuelos han trazado. Los sahrauíes, en tanto que tribus, pertenecen a antepasados con raíces marroquíes. Los sahrauíes, en tanto que tribus, participaron en la elaboración de la Historia antigua y reciente de Marruecos. Los sahrauíes, en tanto que tribus e individuos, participaron en todas las etapas transcurridas por el Reino de Marruecos, ya sea antes de la época colonial o durante el colonialismo y la lucha por la liberación y hasta la independencia. 

Por ello es absurdo que intenten fundar el separatismo a partir de 1973, ya que nadie puede pretender que
Marruecos haya estado, jamás, separado de su Sahara. Existen vínculos religiosos mediante la “BAIAA” (Juramentos de fidelidad al rey), vínculos humanos mediante las relaciones familiares, vínculos “jihadíes”

durante la resistencia y la participación en los grandes retos de nuestra nación, y existen, por supuesto, vínculos económicos, comerciales y humanitarios.
Por estos motivos, el conflicto del Sahara se basó sobre falsos pretextos. Es un conflicto heredado de la
Guerra Fría y basado sobre reivindicaciones mascaradas que no conciernen, en nada, a los sahrauíes. Desgraciadamente, toda la región es una víctima de estas reivindicaciones.
Dada la fuerza de los vínculos que ligan los sahrauíes al Rey de Marruecos y su arraigamiento de estos

lazos sagrados, ningún intento, sea quien fuere su actor o su duración, alcanzará perjudicar la soberanía nacional o los lazos de la “BAIAA” que ata a los sahrauíes a su rey. Esta “BAIAA” ha sido reiterada y reafirmada por todos los sahrauíes ante Su Majestad el Rey Mohamed VI al acceder al trono. A partir de lo precitado decimos al grupo que dirige el Frente POLISARIO que los eslóganes no sirven para nada y que no pueden seguir defendiendo lo imposible y que la pertinacia no les va a levar a ninguna parte, máxime que la historia de este conflicto es capaz de darnos muchas lecciones.

Es sumamente necesario reflexionar en cambiar el estilo de este grupo que apuesta por el espejismo y sueña
con el imposible. Ya es tiempo para que el Frente POLISARIO se reorganice y rehaga sus cuentas, y tiene que saber, tal como ya lo sabe en su calidad de organización e individuos, que el falso referéndum en base de la determinación de falsas identidades nunca se realizará. Tendrán que saber que el Sahara nunca será separado de Marruecos y que no sirve para nada alargar más este conflicto.
Este grupo dirigente tendrá que saber que la existencia de los campamentos de Tindúf es una catástrofe
humana, ética y social.

Puesto que nunca admitiremos los motivos del secuestro intencionado de la gente en Tindúf en Argelia porque
es injustificable, tampoco no podemos admitir que los campamentos sean comercializados políticamente para

ganar la conmiseración de los extranjeros, ni para ser utilizados como un comodín en mano de nadie.
 El Frente POLISARIO es el responsable de las malas condiciones de vida en los campamentos, porque fueron
ellos quienes los planificaron. El Frente POLISARIO es el responsable de las malas condiciones de vida en los campamentos, porque ellos quienes los secuestran allí durante 25 años, en contra de todas las declaraciones internacionales de derechos humanos. Por otra parte, el Frente POLISARIO es el responsable de dispersión de las familias que ha perjudicado a muchas personas, porque ellos buscaron la dispersión y el esparcimiento de las familias y si hay personas que no tienen los documentos de identidad es por culpa del Frente POLISARIO que impidió el retorno de las personas a sus raíces.

La verdad es que el Frente POLISARIO y quien lo dirige por motivos de dominación a costa del sufrimiento de los sahrauíes secuestrados y de una mezcla de mercenarios y victimas de los tragedias de la zona del Sahel cometen un error garrafal, al utilizar a los habitantes de los campamentos de Tindúf como carta política perdedora que tendría graves secuelas en los habitantes.
El Frente POLISARIO cometió la violación de los derechos humanos más grave, ya sean derechos colectivos o
individuales.

Ahora Marruecos tiene un nuevo enfoque para resolver este conflicto. Un enfoque valiente basado en la
reconciliación, la responsabilidad y el olvido del pasado. Un enfoque que invita las partes a abrir una nueva etapa de consentimiento y hermandad, mediante el sistema de autonomía. Por lo tanto, los líderes del POLISARIO deben aprovechar esta ocasión que les permite arreglar el conflicto, aceptando esta proposición lo más pronto posible y abandonando las dobles posturas y los sueños catastróficos si de verdad luchan para el bien de los sahrauíes y si tienen la capacidad de sacar las lecciones del pasado.Esto no puede realizarse si el Frente POLISARIO no abandona su totalitarismo y adopta un sistema democrático, que respeta los derechos humanos y las diversidad de puntos de vista, y si no cesa de utilizar los campamentos como medio de enriquecimiento.

Esto si verdaderamente tiene la libertad de elegir y tenemos muchos índices para dudarlo. ¿Cómo una
organización implantada en un territorio extranjero y financiada por fondos extranjeros podría tener la libertad de decisión? ¿Acaso El Frente POLISARIO tiene de verdad la libertad de decisión? ¿Y si es el caso, porqué no defienden los intereses de los sahrauíes y aceptan el proyecto de autonomía aceptado y anhelado por la mayoría de los ciudadanos de la región.  

Si verdaderamente tienen la libertad de decisión, ¿Por qué no aceptan la única solución realizable y
honorable al mismo tiempo, la autonomía en el marco de la soberanía marroquí?
Tenemos el derecho de dudar en la libertad de la decisión del Frente POLISARIO. Por eso estamos convencidos

que la mayoría de los sahrauíes aceptan esta proposición y la consideran como la solución adecuada, pero desgraciadamente no participan en la toma de decisiones. Tenemos pruebas de que hay problemas entre los habitantes de los campamentos y la dirección impuesta y atrasada del POLISARIO. Los habitantes quieren regresar dignamente a sus casas para participar en el desarrollo económico, social, político y cultural de la región y vivir una vida normal como todos los seres humanos.
La dirección se esconde detrás de una agenda no anunciada y se zafa a la hora de la toma de decisión, ya
que está por la primera vez frente a sus responsabilidades. Si se trata verdaderamente de una dirección

sahrauí: o bien optar por la alternativa honorable o bien elegir la no solución: 
La alternativa honorable está clara, garantiza los derechos políticos, económicos, culturales y sociales de
los ciudadanos del Sahará y les permite gestionar sus asuntos en paz, y además que conviene todas las partes:

Conviene la comunidad internacional que apoya una solución consentida, basada en la autonomía, denominada internacionalmente la solución política.

Conviene los Países del Magreb porque permite solucionar este conflicto estéril que ha interrumpido
demasiado la construcción de la Unión del Magreb Árabe. 

La no solución es un intento de la dirección del POLISARIO para hacer perdurar el conflicto, ya que
pretender al imposible es una clara prueba de una voluntad de alargar la cuestión para que obedezca a una agenda secreta. Es decir que el POLISARIO lucha por un derecho que pretende la injusticia.
Esta agenda secreta es el pecado original en cuya base se fundó el Frente POLISARIO y que le impide tener
la libertad de decisión.

Gracias a Dios, el mundo ha cambiado, y los medios de comunicación pueden hoy revelar la verdad a cualquier
ciudadano de este mundo y ya no son posibles las mentiras y las contradicciones.
Por eso, vamos a dedicar nuestra sesión -organizada en vísperas de la tercera ronda de negociaciones, que
tendrá lugar la primera semana de enero 2008- a debatir el tema de la autonomía como solucióndefinitiva para lograr la reconciliación y el retorno digno de los secuestrados. Esperamos que la otra parte manifieste sus buenas intenciones en la próxima ronda de negociaciones, unas buenas intenciones basadas en la verdad y el respeto de la voluntad de los sahrauíes y su deseo de vivir en su patria Marruecos, en el marco de la autonomía, con respecto a la soberanía marroquí, y bajo la dirección de su Majestad el Rey Mohamed VI. Todo ello para poner fin a esta pesadilla en que viven los habitantes de los campamentos y abrir una nueva página de alegría, progreso y prosperidad a todos los ciudadanos de la región.  
 
Aplicando el método real que hace de la unión nacional un sinónimo de progreso, democracia y desarrollo, Su Majestad el Rey Mohamed VI dio sus órdenes para que esta sesión debata el problema del transporte aéreo y la red de carreteras en las provincias del Sahara, ya que se trata, en efecto, de un sector que influye sobre la apertura y el progreso de dichas provincias, además promueve las inversiones y la libre circulación de individuos y capitales. Tenemos que recordar los logros y participar en tanto que fuerza consultiva y consejo vinculado a las necesidades de los ciudadanos, teniendo en cuenta que la solución para desarrollar El Sahara unido no puede esperar las intrigas de los demás y que tenemos que construirlo con nuestra voluntad sobre la tierra de la unidad.

 

 El Sitio no es responsable del funcionamiento y del contenido de los enlaces electrónicos externos !
  Copyright © CORCAS 2024