الـعـربية Español Français English Deutsch Русский Português Italiano
jueves, 30 de junio de 2022
Actividades Internacionales

El Sr. Khalihanna Uld Er-rachid Concede una entrevista a "Al Ahdat Maghribía", publicada el jueves 21 de junio de 2007.


Pregunta: ¿En qué se ha quedado la primera fase de las negociaciones de Manhast y en qué punto empezará la segunda fase en agosto próximo?
Khalihanna Uld Er-rachid: Las negociaciones se han detenido en el concepto de autodeterminación, en su sentido y filosofía. No hemos profundizado en los detalles. Obviamente, y como sabes, Marruecos tiene una idea y unos argumentos bastante claros y acordes con el Derecho Internacional sobre el concepto de autodeterminación, de modo que este punto no nos da miedo y estamos dispuestos a enfocarlo desde todas las perspectivas. Pero debería aclarar que, en estas negociaciones, no hemos abordado un punto en concreto. Cada parte habló de sus principios y proyectos. Nosotros hemos hablado profusamente del proyecto de autonomía, de los aspectos inherentes a la autodeterminación que implica, de su respeto del Derecho Internacional y a la legalidad internacional, y del respeto de los criterios probatorios de la seriedad y pertinencia de la autonomía. Obviamente, hemos recalcado que el problema del Sahara es un problema singular, de naturaleza específica y no puede equiparase con otras cuestiones, ni en materia de la legalidad histórica, ni en materia de los vínculos que unen a Marruecos con los saharauis, y por ello, merece un planteamiento específico. Hemos hablado de otros casos, pero la cuestión del Sahara tiene una naturaleza propia, y por ello, hemos de partir de un afán de encontrarle una solución específica; pero, como hemos subrayado anteriormente, el Frente Polisario es un frente político-militar, y no está acostumbrado a las negociaciones que acaban en un acuerdo consensuado. Esperamos que estas negociaciones sirvan como escuela para aprender la política del consenso y de la concordia.
Pregunta/ Técnicamente hablando, ¿Cómo fueron moderadas las sesiones? ¿Hubo un reparto preciso de las intervenciones? ¿Quién ha intervenido más?
Khalihanna Uld Er-rachid: El tiempo estaba programado. Cada parte intervino dentro de lo que correspondía para presentar sus alegatos. Personalmente, creo que cada parte habló suficientemente; la delegación marroquí lo hizo ampliamente en los aspectos que nos interesaba evocar en esta sesión.
Pregunta: ¿Cuál es el papel que Argelia ha asumido en estas negociaciones? ¿Habrá observado alguna presión o consulta entre el Polisario y Argelia en las primeras sesiones?
Khalihanna Uld Er-rachid: Como sabrás, Argelia participa en estas negociaciones, al igual que Mauritania, pero Argelia predica una cosa y realiza otra. Esta dualidad en el discurso es una cosa inherente a Argelia. Y todo el mundo conoce los vínculos que unen al Frente Polisario con Argelia, al menos los relativos a la acogida y al apoyo político y diplomático que Argelia dispensa al  Polisario. A mi modo de ver, aparentemente Argelia parecía colaborar, pero en el fondo, su postura no ha cambiado en nada.
Pregunta: ¿Cuál es el papel desempeñado por las fuerzas internacionales durante las negociaciones, particularmente por Estados Unidos y Francia?
Khalihanna Uld Er-rachid: No tenían ningún papel en estas negociaciones que fueron organizadas en base a la decisión 1754. En este nivel, no precisábamos de su concurso, particularmente del enviado personal del Secretario General de las Naciones Unidas Peter Van Valsom. De todas formas, todo el mundo ha podido ver que el problema es bastante complejo, y que no basta con exigir un referéndum o una votación para encontrar una solución al problema, ya que las partes deben ponerse de acuerdo y renunciar al umbral de sus reivindicaciones.
Pregunta: ¿Hubo algún momento fuerte en las negociaciones en que se asistió a cierta tensión? ¿Cuáles fueron los puntos que más despertaron esta tensión?
Khalihanna Uld Er-rachid: Sin duda, la pertinencia con Marruecos defendía sus posturas era motivo de tensión, y francamente, hemos visto que no se sentían muy cómodos.
Pregunta: Estratégicamente hablando, ¿Marruecos puede apostar en la segunda fase de las negociaciones por una división en el seno de la delegación del Polisario y por una discrepancia entre sus miembros?
Khalihanna Uld Er-rachid: No, esto es otro cantar. No podemos hablar de divisiones a nivel de la delegación. Las divisiones a nivel del frente Polisario afectan globalmente al frente Polisario y no a la delegación. Seguramente, de mantenerse el mismo mando en el Polisario, y en esto debo recalcar la existencia de una discrepancia entre el mando y el Frente, precisamente por su empecinamiento, quimera y ensueño, aquello tendrá unas repercusiones muy negativas sobre la situación de los campamentos, y en las esferas de aquellos que apoyaban al Frente Polisario. Buena parte de las personas instaladas en los campamentos y pertenecientes al Frente Polisario quieren una solución decorosa y desean que la delegación del Polisario llegue a un acuerdo con Marruecos. Pero si el mando del Polisario se empecina en lo imposible empeñándose en abogar por un referéndum donde se contemple la opción de independencia no resulta viable, ya que sólo se puede deliberar sobre la opción de independencia cuando se haya procedido a la identificación de los electores. Ahora bien, les hemos explicado que, por una serie de razones históricas y por encontrarse repartidos entre varios países, resulta imposible identificar a tales electores y, por consiguiente, no se puede organizar un referéndum con opción a independencia. Por ello, hemos de cambiar de posturas; así lo hemos hecho al renunciar a ciertas posiciones, bastante empecinadas en un momento dado; nos hemos sometido a una autocrítica y hemos reconocido haber cometido errores en el pasado  a la hora de plantear este expediente. Pero, en la actualidad, estamos dispuestos a seguir avanzando, a aportar soluciones constructivas, soluciones innovadoras, porque el problema del Sahara sólo puede resolverse con soluciones innovadoras, como aquella que hemos presentado. Naturalmente, esta solución queda abierta para su negociación por el Polisario aunque, eso sí, no se puede negociar su esencia, particularmente lo relativo al tema de soberanía.

- Actualidad relativa a la cuestión del Sahara occidental/Corcas-

 

 El Sitio no es responsable del funcionamiento y del contenido de los enlaces electrónicos externos !
  Copyright © CORCAS 2022