الـعـربية Español Français English Deutsch Русский Português Italiano
lunes, 20 de mayo de 2024
Actividades Nacionales

El presidente del Consejo real consultivo para los asuntos del Sahara (CORCAS), Khalihenna Ould Errachid, afirmó, en una entrevista acordada a “La Gazette du Maroc”, que la autonomía es la solución ideal para el conflicto del Sahara.

He aquí el texto íntegro de la entrevista:

“En una entrevista que nos ha sido acordada en su residencia en Rabat, Sr. Khalihenna Ould Errachid evocó ampliamente la realidad, la particularidad y la complejidad de esta cuestión así como las primeras acciones del CORCAS, que preside y que está apelado a desempeñar un papel de primer orden en los próximos meses.

“La Gazette du Maroc”: comenzamos primero por la amnistía real acordada a 48 detenidos saharauis después de una intervención a su favor por parte del Consejo real consultivo para los asuntos del Sahara (CORCAS) que usted preside. ¿Esto significa que el CORCAS ya empezó su trabajo? 

Khalihenna Ould Errachid: sí, efectivamente. Es una prueba efectiva de que nuestro consejo empezó ya a ejercer su acción y sus prerrogativas. Es una acción eficaz y constructiva pero también política a todos los niveles.

Esta iniciativa de Su Majestad el Rey Mohammed VI, que consiste en otorgar su gracia al resto de los detenidos, a raíz de los últimos incidentes producidos en las provincias saharianas, son una prueba tangible de que la política llevada a cabo por el Soberano es una política seria y clarividente con miras a la aplicación del contenido del discurso del 25 del pasado mes de marzo en la ciudad de Laayun.

El objetivo de esta iniciativa es crear las condiciones de una reconciliación definitiva e irreversible de la población saharaui, dondequiera que esté, y plegar la página del pasado con todos sus aspectos negativos e inaugurar una nueva fase.

El eje principal de esta iniciativa es el hecho de que la autonomía será edificada sobre bases sólidas, fuertes y modernas que engloban todos los sectores, sean de orden político, económico o social para satisfacer todos los componentes de la sociedad marroquí y sobre todo el componente saharaui. Por consiguiente, la política actual tiende a demostrar que el proyecto marroquí conducido por Su Majestad el Rey es un proyecto serio y creíble.

LGM: a parte de recomendar la prorrogación de la misión de la Minurso en el Sahara, el último informe de Kofi Annan ha apelado, sobre todo, a una solución política equitativa y aceptada por todas las partes. ¿Esto significaría que el plan de James Baker y la idea del referéndum de autodeterminación han sido definitivamente abandonados?

Khalihenna Ould Errachid: efectivamente. Esta es la primera impresión que da el último informe de Kofi Annan sometido al Consejo de Seguridad. A través de este informe, Kofi Annan confirma que el plan Baker está definitivamente enterado.

Es un plan inaplicable a una cuestión como la del Sahara. A esta ocasión, quiero evocar que el proyecto del referéndum de autodeterminación y, especialmente, sus etapas relativas al proceso de identificación de las poblaciones habilitadas a participar en ello, agotó todos los esfuerzos de la ONU durante estos últimos años.

Es un procedimiento basado en la identificación que la ONU no había nunca efectuado en ninguna parte del mundo, desde su fundación en 1948. Entonces, el referéndum no es aplicable por la simple razón que las tribus saharianas que la ONU había censado, no residen sólo en el Sahara, sino también en los países vecinos como Argelia, Mauritania y el norte de Malí.

Si queremos organizar un referéndum libre, sincero, democrático y justo, esta operación tiene que englobar todos los saharauis esparcidos a través de los países, cosa que es naturalmente imposible. Partiendo de eso, el referéndum y más específicamente la identificación es prácticamente imposible. Entonces sólo queda una solución política que satisface a todas las partes.

LGM: en una primera reacción, el líder del Polisario había declarado que el proyecto marroquí de autonomía constituye un gran perjuicio a los saharauis, mientras que el gobierno marroquí, mediante su portavoz, Nabil Benabdellah, rechaza cualquier negociación con el Polisario y prefiere negociar directamente con Argelia. Como presidente del Consejo real consultivo para los asuntos del Sahara, ¿cuál es vuestra actitud frente a estas dos reacciones contradictorias?

Khalihenna Ould Errachid: el proyecto de autonomía no lleva ningún perjuicio a los saharauis. Al contrario, es un proyecto equitativo que concede a la población del Sahara todos sus derechos en todos los ámbitos.

En primer lugar, les da justicia reconociendo, sin rodeos, su situación dentro del Estado marroquí como componente histórico esencial de la nación marroquí. En segundo lugar, la autonomía no lleva ningún perjuicio a los saharauis en cuanto a su autodeterminación, sino que les concede derechos innegables, no sólo económicos y sociales sino también políticos. En otras palabras, este proyecto permite a los hijos de la región ser maestros de su destino y su tierra para que puedan regir ellos mismos sus asuntos y riquezas. Asimismo, les permite beneficiar de todas las ventajas económicas y conservar sus costumbres en el marco del Reino de Marruecos. Ya que hay profundos vínculos históricos y religiosos que unen los habitantes del Sahara a Amir Al Muminin (Comandante de los creyentes) y Rey de Marruecos. Son vínculos establecidos desde siglos por sus padres, abuelos y antepasados. Cualquiera que sean las circunstancias, no podemos abandonar nuestra aplicación a la Bayaa (el juramento de fidelidad). Por esta última implica también derechos políticos y económicos. Es, precisamente, lo que prevé y garantiza este proyecto de autonomía.

Naturalmente, y para traducir el proyecto de autonomía en la realidad, estamos listos a emprender negociaciones con el Frente Polisario. Son nuestros hermanos y forman parte de nuestra comunidad saharaui. Desgraciadamente, debido a determinadas circunstancias, especialmente, los efectos de la guerra fría y el conflicto entre el Este y el Oeste, que duró treinta años, y la situación interna que conoció Marruecos durante una etapa determinada de su historia, han llevado nuestros hermanos del Polisario a adoptar  esta actitud extremista. Pero ahora, ya no hay razones para reclamar la escisión porque todos los derechos de la población saharaui son garantizados por escrito por el proyecto de autonomía.

En cuanto a Argelia, este país hermano, árabe, musulmán y hermano que afirma que no está concernido por este conflicto del Sahara, le decimos que creemos a esta versión pero, a pesar de todo, le pedimos abandonar sus sueños del pasado. Hablo de las fronteras con el Reino de Marruecos. La mayor parte de estos diferendos son ahora cosa del pasado. Vamos a pedir a Argelia que ayude en entablar negociaciones con nuestros hermanos del Polisario,  para reunir los habitantes del Sahara y crear las bases de un proceso de autonomía que les permitiría realizar sus objetivos. Este proyecto permite a Marruecos extender su soberanía sobre el territorio y responder a las reivindicaciones de los saharauis a nivel político, económico, social y cultural. Asimismo, permite a Argelia conservar su dignidad y encontrar una salida honorable ya que este país había ayudado a los saharauis  durante largos años. De este modo, se sentiría satisfecha de haber ayudado a los saharauis en realizar algo concreto.

Así, el proyecto de autonomía es la única solución para resolver la cuestión del Sahara. No existe otra opción posible, sea por medio de las Naciones Unidas u otras instancias. La edificación del gran Magreb Árabe tiene que basarse en eso para que la comunidad magrebí pueda, por fin, dedicarse a sus problemas de desarrollo y también para desarrollar la democracia, la cooperación multilateral y la protección del medio ambiente.

LGM: usted había invitado el líder del Polisario a aceptar el proyecto de autonomía. Sin embargo, muchos hombres políticos marroquíes le consideran como un criminal de guerra como lo desean los detenidos marroquíes del Polisario y los adheridos de los campos de Tinduf.

K.H.O.R: mira. La reconciliación es un dato esencial de nuestra religión musulmana. No podemos hablar de disensiones o de juicio cuando buscamos la reconciliación. Somos dispuestos a ayudar nuestro hermano y pariente Mohamed Abdelaziz, líder del Polisario, a asumir la presidencia de la autoridad autónoma y somos decididos a actuar con todas nuestras fuerzas para realizar este objetivo en el marco de la soberanía marroquí y bajo la dirección de Su Majestad el Rey Mohammed VI. Es la manera más idónea para plegar la página del pasado e inaugurar una nueva fase.

LGM: cuando usted habla de la posibilidad de designar Mohamed Abdelaziz al frente de la autoridad autónoma, ¿cómo ocurriría eso? ¿A través de un escrutinio, elecciones o mediante un nombramiento directo?

K.H.O.R: no, mediante las elecciones. Por consiguiente, somos dispuestos a apoyarle para asumir la presidencia del régimen autónomo. Es un gesto cuyo objetivo es concretizar la reconciliación y olvidar el pasado.

LGM: se habla también de su deseo de encontrarse con el presidente argelino Abdelaziz Bouteflika. ¿Cuáles son las disposiciones tomadas para concretizar este encuentro?

K.H.O.R: antes de todo, permítame subrayar que hemos sido informados de que el presidente Bouteflika está realizando testos médicos. Le deseamos un rápido restablecimiento.

Para responder a su pregunta, obtuve el consentimiento y la permisión de Su Majestad el Rey Mohammed VI para encontrarme con el presidente Bouteflika y los responsables del gobierno y del Estado argelino.  Queremos decirles, antes de todo, y directamente, que somos auténticos saharauis y que la mayoría de los saharauis que viven bajo la soberanía marroquí consideran que la autonomía es la única solución posible para alcanzar la reconciliación. Esta autonomía es bastantemente suficiente para nosotros. África padece bastantes problemas, dificultades y crisis. Los pequeños países, generalmente construidos sobre consideraciones tribales encuentran muchas dificultades.  Mira lo que pasa en Somalia, nuestro hermano árabe y africano en que la esencia del problema es la imposibilidad reconciliar las tribus presentes. Mira lo que ocurre en Darfur, al oeste de Sudán, donde otras tribus siguen matándose. No podemos erigir una pequeña entidad en un Estado sobre bases puramente tribales en el Sahara. Porque esto constituirá una fuente permanente de desgracias y de conflictos para todos los países del Magreb, y hasta a escala mundial.

Estamos apenas a algunos kilómetros de Europa del oeste, de este Occidente que se esfuerza, bajo el impulso de la Unión Europea y de los Estados Unidos, a crear las condiciones de una paz universal duradera. Debemos, pues, evitar cualquier cosa susceptible de crear tensiones.

Así pues, la autonomía es la solución ideal para el Sahara. Primero porque satisface las reivindicaciones de los ciudadanos y sobre todo porque puede evitarnos la inestabilidad. Por otra parte, contribuye en la consolidación de la fraternidad entre los países y los pueblos del Magreb. Porque los saharauis son también vinculados a Mauritania y a Argelia a nivel humano, familiar y geográfico.

LGM: ¿por qué Marruecos aplazó la presentación de su proyecto de autonomía ante el Consejo de Seguridad como era previsto hasta finales del mes de abril?

K.H.O.R.: No era posible presentar la proposición marroquí al Consejo de seguridad en abril. El CORCAS acababa apenas de ser nombrado y todavía no habíamos comenzado las consultas con el palacio real con vistas a poner los primeros jalones y las grandes líneas del proyecto de autonomía. Sólo cuando las consultas serán terminadas, Marruecos podrá presentar un proyecto estudiado y bien elaborado.

LGM: en espera de ello, ¿usted ha comenzado ya sus contactos con las tribus saharauis concernidas, tanto a nivel interior como exterior?

K.H.O.R: desde la instauración del CORCAS, el 25 de marzo, hemos emprendido los contactos con nuestros hermanos saharauis en Marruecos y en el extranjero, con miras a explicar las grandes líneas de la iniciativa real. Es una iniciativa sin precedentes en Marruecos que llevará a una reconciliación histórica.

Hemos empezado por explicar la posición marroquí a los ciudadanos tanto a través de los medios de comunicación como los contactos directos. Siguiendo las primeras impresiones que hemos obtenido, la mayoría de los saharauis están satisfechos de esta iniciativa.

LGM: una última pregunta. Como presidente del CORCAS, ¿cómo usted prevé personalmente el fin de este conflicto, especialmente después de que Kofi Annan dijo que esta cuestión del Sahara no figura en el calendario de los principales miembros del Consejo de seguridad por varias consideraciones, en la medida en que muchos países se preocupan de la preservación de sus relaciones tanto con Marruecos como con Argelia?

K.H.O.R: es un análisis que certifica que no hay otra solución a esta cuestión del Sahara más que aquella de la reconciliación consensual. La guerra no dio ningún resultado. El referéndum basado en la identificación del cuerpo electoral es imposible.

Khalihenna Ould Errachid: biografía

Khalihenna Ould Errachid nació en noviembre de 1951 en la ciudad de Laayun, en un momento en que el territorio del Sahara estaba todavía bajo la ocupación española y la resistencia nacional contra el colonialismo franco español actuaba en el resto de las regiones del Reino.

Siguió sus estudios superiores en Madrid antes de que Marruecos decida emprender la gloriosa Marcha Verde en noviembre de 1975, la cual originó la reconquista de las provincias saharianas.

Fundador del partido de la Unión Nacional Saharaui –español, más conocido por sus siglas PUNS- en 1974-1975, era con Khatri Ould Sidi Said El Joummani, presidente de la Jamaâ Saharaouie y miembro de las Cortes Españolas, uno de los primeros notables del Sahara en prestar el juramento de fidelidad al Rey Hassan II, que en paz descanse, y volver al país.

En el marco de la soberanía marroquí, fue nombrado, entre 1977 y 1995, ministro de los Asuntos Saharauis en los diferentes gobiernos que conoció Marruecos en este período.

Representó a la ciudad de Laayun en el Parlamento marroquí entre 1977 y 2002. Asimismo, a partir de 1983, ocupó el cargo de presidente del Consejo municipal de Laayun.

Khalihenna Ould Errachid es considerado como uno de los principales fundadores del partido de la Unión Nacional de los Independientes (RNI), presidido por Ahmed Osmane. Más tarde abandonó este partido para fundar el Partido Nacional Demócrata (PND) junto con Arsalane El Jadidi, Abdallah Kadiri, Abdelkader Benslimane, Jalal Essaid, Moussa Saâdi y otros ex diputados del RNI. 

 

 El Sitio no es responsable del funcionamiento y del contenido de los enlaces electrónicos externos !
  Copyright © CORCAS 2024